Tanto Estados Unidos como la Unión Europea han impuesto sanciones contra Rusia por el envenenamiento del crítico de Putin Alexei Navalny, quien a principios de esta semana fue enviado a un campo de prisioneros.

Navalny cayó enfermo en un vuelo en Siberia en agosto y fue trasladado en avión a Alemania, donde los médicos concluyeron que había sido envenenado con un agente nervioso. El Kremlin ha negado cualquier papel en su enfermedad y dijo que no había visto pruebas de que estuviera envenenado. Pero el agente nervioso utilizado en el envenenamiento es uno de los que se sabe que utiliza el Kremlin.

«El intento de Rusia de matar al Sr. Navalny sigue un patrón alarmante de uso de armas químicas por parte de Rusia», dijo un alto funcionario de la administración de Biden a los periodistas en una llamada telefónica.

En total, siete altos funcionarios del gobierno ruso se enfrentarían a sanciones, como congelación de activos, y se impusieron medidas punitivas a 14 entidades asociadas con la producción de agentes biológicos y químicos de Rusia, incluidas 13 partes comerciales y un instituto de investigación del gobierno.

En febrero, el gobierno ruso había dicho que consideraría dejar de trabajar con la UE si se imponían sanciones. Sin embargo, la amenaza se considera vacía.

By Michael Reyes

Amante de la República Dominicana, y cree en solo compartir los hechos y nada más que los hechos. Vive en NY, viaja a Miami, Los Ángeles y Santo Domingo con regularidad.