23 personas, incluidos 13 pacientes de hogares de ancianos en Noruega, fallecieron después de recibir la vacuna Pfizer COVID-19, y los funcionarios médicos dicen que los 13 murieron debido a los efectos secundarios de la vacuna.

Las reacciones comunes a la vacuna, como fiebre y náuseas, «pueden haber contribuido a un desenlace fatal en algunos pacientes frágiles», dijo Sigurd Hortemo, médico jefe de la Agencia Noruega de Medicamentos, en un comunicado el viernes.

Los 13 pacientes del asilo de ancianos eran todos mayores de 80 años.

Más de 30.000 personas han recibido la vacuna Pfizer en Noruega.

Sin embargo, los funcionarios médicos no están alarmados por los resultados, diciendo que la vacuna tiene muy poco riesgo con la excepción de los muy frágiles.

By Michael Reyes

Amante de la República Dominicana, y cree en solo compartir los hechos y nada más que los hechos. Vive en NY, viaja a Miami, Los Ángeles y Santo Domingo con regularidad.