Un ex convicto de 44 años nacido en Rusia, tomó 20 rehenes en un pequeño autobús en la ciudad de Lutsk, en el noroeste de Ucrania.

Maksym Kryvosh llamó a la policía sobre sí mismo, alrededor de las 9:25 am hora de Ucrania. Se presentó como Maksym «el malo». Les dijo que estaba armado con pistolas y bombas y amenazó con volar el autobús. Exigió que los funcionarios ucranianos emitieran declaraciones llamándose terroristas.

Kryvosh arrojó una granada desde el autobús, que no detonó según la policía.

Ucrania ha estado luchando contra los separatistas respaldados por Rusia desde 2014 y ha estado luchando contra la proliferación de armas ilegales. Más de 13,000 personas han muerto en los combates hasta el momento.

By Michael Reyes

Amante de la República Dominicana, y cree en solo compartir los hechos y nada más que los hechos. Vive en NY, viaja a Miami, Los Ángeles y Santo Domingo con regularidad.